Las INE Aventuras de Lorenzo Córdova

Muchas veces la historia nos ha demostrado que el desarrollo positivo de las naciones y las instituciones requiere del trabajo conjunto y de la suma de esfuerzos; pero también nos ha demostrado, que la imprudencia y la soberbia de un solo hombre puede ser devastadora para las instituciones, si encuentran un contexto adecuado para florecer. Parece que el devenir positivo, requiere de la voluntad de muchos y de acuerdos para conseguir un bien común, pero para la destrucción y la tragedia es suficiente la torpeza de un solo individuo.

Hoy el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova, debe agradecer a los ciudadanos que salieron a votar masivamente en las pasadas elecciones del 1 de julio y con ello, borraron, momentáneamente, sus tantos tropiezos y desvaríos, producto de su desmedido ego, que puso en riesgo la credibilidad de este tan importante órgano electoral. Sobre la soberbia del hombre (Córdova) que llegó a declarar cómo era la forma más “sencilla” de votar de acuerdo a sus conveniencias y orientar subrepticiamente para sus intereses, se impuso la voluntad democrática de los mexicanos, que manifestaron su voluntad mayoritaria en favor del proyecto que más les convenció.

Los ciudadanos no dejaron duda sobre lo que querían, y quitaron presión, no al INE, sino a quienes lo conforman, rescatando y fortaleciendo, la vía institucional como el mejor y único camino para la transformación de México.

Desde su llegada al Instituto Nacional Electoral, ha ido “de mal en peor”, dando “tumbos” intentando mostrar su preparación y conocimiento (¿?) y ejerciendo un protagonismo en lo público y lo privado, que sólo ha generado incertidumbre, desconfianza y recelo por parte de las fuerzas políticas y hasta por los ciudadanos.

Desde la difusión de grabaciones en donde emite opiniones despectivas sobre los grupos indígenas (que en cualquier país, sería causa de renuncia inmediata), hasta declaraciones públicas cuestionables en donde parecía sugerir que habría elecciones “cerradas”, y hasta videos en donde le sugiere al ciudadano cuál sería la mejor manera de emitir su voto.

Y qué decir de la descalificación pública que hizo del jurista Roberto Duque, llamado a su interpretación jurídica “ocurrencias”, y tratando de justificar su posición personal citando el artículo 41 constitucional de manera textual respecto a la pérdida de registro de los partidos políticos.

Debo decir que yo no comparto la interpretación gramatical y literal de la disposición constitucional del licenciado Duque, porque considero que una interpretación sistemática de la norma, nos daría otras conclusiones. Pero lo que me parece lamentable, es que una autoridad electoral, descalifique las opiniones de otros, sin argumentos, ni sustento; lo que me parece lamentable es que el Presidente de un órgano como el INE, sea tan sensible a las críticas y entre en debates que sólo debilitan a la institución de la que forma parte y lo expone al ataque público. No debemos olvidar que las personas forman las instituciones y su comportamiento incide, definitivamente, sobre la percepción pública, no del individuo solamente, sino también de la institución.

Al Presidente Consejero, se le ha olvidado que su labor no es hacer recomendaciones de cómo votar, ni descalificar a quienes no comparten sus opiniones, sino cuidar la imparcialidad del INE, y garantizar que se actuará siempre en el marco de la normatividad electoral, más allá de toda duda ¡Ah! Pero su actuar sistemático es y sólo refleja su parte interesada pero ocultando su conflicto de intereses inconfesables.

Sin embargo, el Consejero Presidente, se ha lanzado a vivir sus “INEaventuras”, mostrando su INExperiencia, su INEficiencia, su INEptitud y su INEfable protagonismo, que poco contribuye al fortalecimiento de la institución.

Sugiero el Órgano Interno de Control del INE lea la parte de sanciones administrativas de la Ley y se las aplique a Córdova ya que en otras sociedades hubiera sido cesado.

Espero que sepa aprovechar la nueva inacción hasta hoy del Órgano Interno de Control y la oportunidad que hoy tiene gracias al comportamiento ejemplar de los ciudadanos, y que algún día aprenda y comience a hacer su trabajo con responsabilidad y sin intereses ocultables.

En otros temas, no quiero dejar de comentar que ciertamente algunos analistas políticos están viendo “moros con tranchetes” (Federico Reyes Heroles) y han transitado del miedo a que ganara AMLO, al miedo en la forma en que podría gobernar. ¡Vaya ganas de molestar! Yo nunca había visto en México que se empezara a especular tanto sobre un próximo gobernante, por el solo hecho de no simpatizarles o no compartir sus ideas, y cuando aún ni siquiera ha comenzado a gobernar. Claro, habría que sugerir que Federico mejor vea por encima de su hombro los negocios de su hermano Jesús y la información que tuvo de PEMEX.

Ya desde ahora se quieren construir contrapesos (¿o serán mecanismos para frenar ciertas acciones?) cuando no se ha dado muestra alguna de que se busque un gobierno autoritario, sino por el contrario, se habla de apertura, concertación y acuerdo.

Ahora resulta que la construcción de mayorías, como elemento básico de la democracia, genera riesgos para la propia democracia. Vaya que no sorprende lo que escribió el señor Javier Lozano (que cobra como senador). Ahora sí que no entendí. Yo creo que en nuestro país se han dado claras muestras que el mejor contrapeso para los gobiernos es el voto ciudadano, y en los últimos años se han dado claras muestras de ello. En la actual legislatura ninguna coalición tuvo mayoría calificada y la entrante tampoco la tendrá, sin dejar de destacar que el PAN unitario o fraccionado siempre acompaña en esta Legislatura a la dupla PRI-PVEM

No olvidemos que hace apenas poco tiempo se festinaba el triunfo de los candidatos a varias gubernaturas en el país y sus militantes se creían ya con un pie de regreso en Los Pinos. En el PAN el gran triunfador Anaya, por supuesto fue candidato. En el PRI el gran perdedor fue el partido y su militancia. Y qué decir de las elecciones en el Estado de México del año pasado, que aunque cerradas, hicieron sentir al PRI, que estaban listos para ganar. A poco tiempo de distancia, el ciudadano tomó la decisión de seguir por otro camino.

Para mí, no hay mayor contrapeso en los gobiernos que el voto que emite el ciudadano en las urnas en los procesos electorales, y más ahora que los ciudadanos saben que su voto cuenta y hace la diferencia. Dejemos de especular demos tiempo a los nuevos gobiernos, hay que mirar al futuro con esperanza y no generen desconfianza. Recuerden, caros lectores, que dos ex panistas muy encumbrados juegan cubano y han declarado que si les quitan el “chorro” del salario burócrata se dedicarían a robar.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar