Los militares, la democracia y los candidatos

Las fuerzas armadas en nuestro país han tenido un destacado papel en la “instauración de la democracia”, desde aquellos tiempos en que resguardaban los paquetes electorales y sólo tenían acceso a esos locales creados como “bóvedas siniestras” los del gobierno o partido en el poder, después la Cámara Federal de Diputados se erigía en el gran elector para que, cumplida la hazaña, se quemara la documentación y, así, se registraba la historia.

Sin embargo, a raíz de la mal llamada “guerra contra el narco” (así intitulada por el panpri de Calderón y mantenida por el prian de Peña), de la violación a la ley y de mandar a las fuerzas armadas a realizar empresas que no le son permitidas en la Constitución, pues no hay estados de excepción declarados por la autoridad, se ha generado una desconfianza y pérdida de respeto a los uniformes castrenses, por parte de la sociedad.

Las fuerzas armadas, en la costumbre fáctica de gobernar, han dejado de hecho zonas de excepción y muchas, aunado a la incompetencia operativa, ya que la legal es evidente en las funciones encomendadas (así reconocido y confesado por el secretario de la defensa nacional señor conocido en la terracería como “sinfuego”[con minúsculas]).

Los crasos errores de las fuerzas armadas en constantes abusos y violaciones a la ley, están ampliamente documentados y hasta lo que a principios de Peña Nieto era la única autoridad que mantenía la confianza (Marina), en los últimos tres meses la misma se desvaneció totalmente y muestra de ello es el ataque y denostación a un grupo de activos de la Secretaría de Marina en el estado de Jalisco.

Los medios y los candidatos, principalmente PRI y PAN hacen declaraciones defendiendo a los marinos por la agresión sufrida en días pasados en Jalisco, y sí, es reprochable la conducta de quienes pudieran haber cometido las agresiones, pero, a como estamos viendo desde hace años, igual fue un montaje como muchos que han realizado para desencadenar otra andanada de balas sin ton ni son (dejo de lado Ayotzinapa, Tanhuato, Tlatlaya y demás).

Hay dos muy recientes antecedentes del pésimo actuar de los marinos en tierra firme (habrá que mandar a los soldados al mar) y uno de ellos se dio en Jalisco hace casi tres meses y, del evento, los medios y el gobierno federal con bombo y platillo anunciaron la detención de un presunto responsable financiero de un cartel.

Desplegaron toda una narrativa de cómo con inteligencia y demás embustes, lo habían atrapado y qué cree usted caro lector ¡todo lo de la forma de aprehensión era una farsa montada! Lo que establecieron los marinos en las actuaciones fue una vil mentira y al juez, que se le acercó un video de ciudadanos que se hizo viral en las redes, no le quedó de otra que soltar al presunto pues quedaba por demás demostrada la sarta de mentiras y abusos de los integrantes de la secretaria de marina (con minúsculas) y, ni modo que el almirante no estuviera enterado y, si no lo enteraron del engaño no merece ser Secretario, y así en ambos escenarios es muy vergonzosa su actitud y desempeño.

Pero, en días pasados, hace casi dos semanas, nuevamente mienten descaradamente, sin pudor alguno, y arman expediente de detención contra un líder de Michoacán (apodado el abuelo), nuevamente despliegan la “fuerza informativa” y ¡pácatelas!” vil mentira, y se les vuelve a repetir el numerito de un video de un ciudadano que comprueba sus vilezas y mentiras, de sus ilegalidades, abuso de la fuerza letal (inclusive con mujer e hijo [niño]) disparándole a la camioneta y a quien se atravesara sin ton ni son incluyendo a los ocupantes que dejaron el vehículo que se empezó a incendiar, y aún en tierra les disparaban. Pues bien, reitero, con un video de un ciudadano, nuevamente quedó descubierta la gran mentira, la infamia de los cuerpos de la secretaria de marina, y el juez tuvo que soltar al detenido.

Y, entonces, salen los gritos y aspavientos de candidatos mencionados (PRIAN) por una agresión a marinos (que no se justifica) que viene precedida de dos eventos criminales muy recientes (días) por parte de los marinos y ninguno de los candidatos pidió se ajusticiara al Secretario de Marina por abuso de poder, extralimitación de funciones, encubrimiento de subalternos, falsedad en declaraciones, etcétera, etcétera.

¿Es tan incompetente el Secretario de Marina que permite lo engañen de manera tan infantil?

¿Es tan cómplice el Secretario de Marina de que se armen “expedientes” y declaraciones falsas de toda falsedad y se abuse de la fuerza letal cuando ni armas tiene el detenido en Michoacán como queda evidente en el video casero que los exhibió?

Debieran los candidatos estar exigiendo que se llame a declarar ante autoridad jurisdiccional a la cadena de mando de la Secretaría de Marina por mentir, por armar expedientes falsos, por abuso ilegal de la fuerza letal.

Nuevamente es tiempo de explorar y discutir si las fuerzas armadas deben seguir bajo el mando de militares que se solapan entre sí o cambiar y nombrar a un civil al frente de cada una de las dependencias (Ejército, Fuerza Aérea y Marina).

Nuevamente hay que discutir si vale la pena tener un Estado Mayor Presidencial que se hace cómplice de las otras dependencias castrenses y trae al Presidente a ciegas al margen de que llegan a la provincia y toman el mando ante la estúpida actitud de los gobernadores.

El híbrido que se está gestando después de la llamada “dictadura perfecta” es altamente grave. Ya en una ocasión el integrante del club de Bilderberg, Colin Powell, le declaró a Joaquín López Dóriga, a razón de su retiro como Secretario de Estado del gobierno estadounidense y su gira de despedida dejando el pliego de mortaja en cada país, aquí, en México, nos recetó: de izquierda, de derecha, e inclusive militar, el que decidan los mexicanos. Ante el cuestionamiento de que, en aquél entonces Andrés Manuel López Obrador iba muy arriba en las encuestas y si el gobierno de Estados Unidos tendría algún problema con que en México se tuviera un gobierno de izquierda.

Recordemos que desde el gobierno de Fox se empezó a trasminar la estructura estatal y municipal con militares en “retiro” y, actualmente, las dependencias de los gobiernos estatales de seguridad pública, las áreas correspondientes de los ayuntamientos, en cerca del 95%, están atendidas por militares “retirados”, así también los penales, de tal suerte que la cadena de mando de los civiles está seriamente vulnerada por la comunicación y empatía que hay entre criminales no militares con “militares” a cargo de las estructuras de combate a, y custodia de.

En este sentido, bien hace López Obrador en abrir el debate en el tema al cuestionar la utilidad del Estado Mayor Presidencial.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar