“Mujeres a la Presidencia”

Empiezan los cuatro años de las mayores posibilidades de una mujer en la Presidencia del país.

En anteriores entregas he comentado que existe la posibilidad de que un presidente de México o de cualquier país no concluya su mandato y que la democracia no es garantía de que cumpla el término para el cual fue electo.

Actualmente y para los próximos 4 años por venir, tanto los Estados Unidos Mexicanos (México) como los Estados Unidos de América, tienen la posibilidad de que una mujer sea la primer Jefe de Estado en ambos países debido a que sus mandatarios están localizados en la población de alto riesgo debido a su edad y salud.

En el caso de México, la secretaria de Gobernación, Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila, en atención a lo que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 84, ante la falta absoluta del presidente, asume provisionalmente el cargo. Esto lo sabe muy bien Olga María del Carmen y es por ello que aguanta todo tipo de malas caras y sus gazapos y yerros de todo tipo no serán suficientes para que por su dignidad y “profesionalismo” renuncie al encargo y, por lo que se ve, el presidente López no piensa quitarla ya que es una pieza sacrificable para que se haga lo que sea su voluntad y el Congreso de la Unión determine quién sería el sustituto (ayer se cumplieron los dos años por lo que si se da la ausencia definitiva no se convocaría a elecciones) y no se ve quien pueda superar en capacidades o ánimos del equipo actual a Marcelo Ebrard Casaubón.

Sin embargo, Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila, pasaría a los anales de la historia de nuestro país como la primer Jefe de Estado Mexicano mujer “haiga sido como haiga sido” diría un expresidente.

Evidentemente no es mi deseo que las cosas empeoren más ni se le desea un mal a nadie, pero la posibilidad real existe a pesar de que no sabemos cuál es el estado de salud del presidente López a diferencia de lo que sucede en otros países en los que la ciudadanía tiene el derecho de saber sobre el particular.

En el caso de los Estados Unidos de América y toda vez que existe la figura de la Vicepresidencia, misma que es votada en fórmula con la de Presidente lo que la legitima legal y electoralmente, es quien en ausencia temporal o definitiva del Presidente, asume el cargo de la Presidencia de manera inmediata.

Para el caso de Estados Unidos votaron para la Vicepresidencia a Kamala Harris quien venía desempeñándose como Senadora por el triunfo electoral obtenido para el cargo en 2016 lo que la hace con experiencia en ese órgano de gobierno representando al poderoso y muy importante estado de California.

A partir de que proteste el juramento en los próximos días, estará siempre en la posibilidad de sustituir a Joe Biden, sea por renuncia, enfermedad que no le permita desempeñar el cargo o por muerte y, en el encargo de la Vicepresidencia actuará como presidente del Senado de ese país sin derecho a voto salvo cuando amerite su voto para resolver un empate.

Si bien en los Estados Unidos se han tenido presidentes de cualquier edad, desde jóvenes como Kennedy hasta muy maduros (dirían en el pueblo que esas frutas muy maduras tienden a desprenderse) ya se vio que Joe Biden debe de cuidarse mucho pues recientemente se lastimó ( tuvo fracturas del “pie medio”) jugando con su perro y pues a poner pasamanos en todo la Casa Blanca, desde baños hasta escaleras y con buen amarre, y no se diga cuando con vientos huracanados baje del Air Force One.

Para México no hay que preocuparse de avión presidencial lo que hace más grave la situación pues las líneas aéreas y las instalaciones de los aeropuertos dejan mucho que desear, más esas escaleras móviles del año de “la tostada” que nos ponen a cada rato.

Claro está que la experiencia entre una y otra mujer de las comentadas es abismal, pero esa es la realidad.

Las mujeres avanzan y lo deseable es que las capacidades para los encargos también se noten y no sea sólo una cuestión de cuota, politiquería o género lo que obligue a que ocupen encargos para los que no se está preparada como es el evidente caso de Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila quién en eso de los nombres, compite con el del otro género: Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega.

Qué bueno que la mujer en nuestro país avance y se le reconozca, más es urgente que sean muchas las que rápido se preparen para los distintos encargos que son muchos y realmente son muy pocas las preparadas para tantos cargos mirando a las elecciones del 2021, aunque cuando vemos a regidores, alcaldes, legisladores, gobernadores del masculino, también podemos decir que están de la patada. Así pues, tampoco nos preocupemos mucho ¡Adelante mujeres! ¡Va por ustedes!

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar