FLORECIMIENTO Y DECADENCIA

BRECHANDO

25-01-2021

Antonio Quevedo Susunaga

El exgobernador interino en 1967, Fortunato Álvarez Castro, fue miembro de una generación de políticos priistas que les tocó vivir y disfrutar el florecimiento y ver con tristeza la decadencia del PRI en Sinaloa.

…Álvarez Castro fue parte de esa clase política que el PRI tenía la capacidad de formar, de los cuadros políticos que garantizaban la continuidad partidista sin riesgos ni sobre saltos, época en que los gobernadores eran “virreyes o caciques”, época de Leopoldo Sánchez Celis y Antonio Toledo Corro, figuras muy representativas que estiran la historia que ellos iniciaron hasta nuestros días.

…A Fortunato le tocó vivir con intensidad político el “circo político” de ese entonces, con un interinato en 1967, cuando el gobernador Leopoldo Sánchez Celis se enfermó, un gobernador muy representativo del cacicazgo que se vivía en ese momento en todas las entidades del país, como parte de una bien armada cadena de mandado desde el presidente de la república hasta los gobernadores.

…En aquel entonces, los gobernantes formaban parte de una elite política muy representativa e identificada con la estructura de poder dominante, cómo también los alcaldes de Culiacán tenían esa representación de esa clase política y económica que dominaba. Fortunato Álvarez, Mariano Carlón López, José Julián Chávez Castro, Roberto Tamayo Müller, Jorge Romero Zazueta, Ernesto Millán Escalante, Lauro Díaz Castro, Jesús Enrique Hernández Chávez, Humberto Gómez Campaña, entre otros alcaldes muy representativos de una clase política y económica de Culiacán.

…Esta clase política priista, que vivió el florecimiento del priismo en Sinaloa, envejeció y fue desplazada por una generación de gobernadores producto de alianzas y compromisos con las fuerzas priista es el caso de los gobernadores Francisco Labastida, Renato Vega Alvarado, Juan Millán, Jesús Aguilar Padilla, Mario López Valdez y Quirino Ordaz Coppel, que le tocó entregar el poder ante la decadencia del PRI.

…Este priismo todavía tenía capacidad para contener la mezcla de intereses que representaba el panismo naciente, que creció en Sinaloa con el Maquío Clouthier, pero no tuvo la fuerza suficiente para ganar el estado y sólo obtuvieron triunfos primero en Mazatlán y luego en Culiacán y presencia en Ahome.

…Desde aquél entonces, había una identificación entre esa clase de priistas con los que ellos le llamaban los “panaderos”, que finalmente terminaron unidos al ser desplazado por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador integraron el PRIAN.

…De esa vieja generación de priista se desprendieron algunos dirigentes que se mantuvieron en el poder como Juan Millán, que ha sido uno de los más hábiles políticos con que cuenta Sinaloa, el otro Jesús Enrique Hernández Chávez, (chuquiqui”), Jorge Romero Zazueta, que muchos de ellos crecieron a la sombra de Alfonso G. Calderón, un gobernador obrero, con liderazgo y padrino político que era Fidel Velázquez.

…El también ex dirigente del PRI, Jesús Enrique Hernández Chávez, me envió una foto en donde aparece los gobernadores, Antonio Toledo Corro, Juan Millán y Fortunato Álvarez Castro, que fue tomada el día en que el Chuquiqui le impuso el nombre de Fortunato Álvarez Castro, al auditorio del PRI en Culiacán, en reconocimiento a este político, de gran reconocimiento entre la clase política priista.

…En esa reunión, el Chuquiqui destacó el agradecimiento por la guía política que significó para él, el actuar de Fortunato y el apoyo que le otorgó en la práctica política en Sinaloa.

…El día de hoy las cenizas de Fortunato Álvarez serán despedidas en la iglesia de la Sagrada Familia, en la colonia Chapultepec.

…Un abrazo y nuestra solidaridad para los familiares y amigo de Fortunato. Descanse en paz.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar