GOBERNADORES DELINCUENTES

En México, el gran problema que vivimos los mexicanos es que la delincuencia la encabezan presidentes y gobernadores, que podrían ser calificados como narco-políticos; sin embargo, se ha visto que han puesto a disposición del narco sus estructuras de Estado y esto los eleva a la creación de Narco-Estado.

Es frecuente que escuchemos el concepto de narco-políticos, narco-economía y narco estado, estos términos cobraron vigor con Pablo Escobar, creador del Cartel de Medellín, Colombia, que se incrusto en el gobierno a través del Congreso, en el periodo de 1980 y 1982, en donde este país vivió la peor situación de la violencia.

El doctor especialista en este tema de narco estado, Paul Rexton Kan, consideró que hay cinco categorías, según el nivel de dependencia en el comercio de narcóticos y la amenaza que el narcotráfico en dicho país representa para la estabilidad nacional e internacional. Esto lo explica en su libro Tráfico de Droga y Seguridad Internacional publicado en el 2016.

En México, Andrés Manuel López Obrador, es el primer presidente en calificar el gobierno de Felipe Calderón, como narco estado, porque su brazo más importante que era el secretario de seguridad pública, Genaro García Luna, puso las estructuras del estado a la protección del Cartel de Sinaloa, y al parecer, llegó a realizar el papel de un cártel, de comprobarse, el gobierno de México deberá tomar medidas legales más enérgicas.

El asunto es más delicado aún, porque hay muchas denuncias y señalamientos de los mismos narcos, como operan los gobernadores en su territorio, brindando protección con las policías estatales y municipales, con el fin de obtener ganancias.

Las informaciones son contundentes, en los últimos 15 años se ha comprobado que siete gobernadores han estado ligados a la corrupción y a la delincuencia organizada. De esos siete, cuatro fueron detenidos en el gobierno de Enrique Peña Nieto. Ellos son: Mario Villanueva, en Quintana Roo; Andrés Granier, en Tabasco; Tomás Yarrington, en Tamaulipas. Otros como Pablo Salazar Mendiguchía, ex gobernador de Chiapas y Jesús Reyes García, por su complicidad con Los Caballeros Templarios, en Michoacán.

La historia de los estados, como Sinaloa, Jalisco, Nayarit, Sonora, Veracruz, el desempeño de muchos gobernadores han estado ligados al negocio del narcotráfico, en algunos casos, prácticamente han asumido ese carácter que se le señala a Felipe Calderón, de “jefe de jefes”.

La interrogante que nos asalta, es ¿el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, acabará con esas mafias? ¿Cuándo los ciudadanos exigirán que los gobernadores rindan cuentas claras y creíbles?

 

 

LAS COMPLICIDADES

 

 

El asunto es cómo confiar en los partidos políticos, en sus dirigentes, ante hechos evidentes y acusaciones directas, en lugar de presentar demandas para que se investiguen a sus corruptos, entran en su defensa, sin importarles que originaron un daño a la nación.

En el caso de las demandas de Emilio Lozoya, que al parecer hay 70 implicados, entre otros: Felipe Calderón Hinojosa, Ricardo Anaya, Carlos Salinas de Gortari, Enrique Peña Nieto, José Antonio Meade, esto son de la primera línea.

En un segundo término esta Luis Videgaray, Francisco Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas; Francisco Domínguez, gobernador de Querétaro; el senador Jorge Luis Lavalle y Salvador Vega Casillas; otro senador David Penchyna, Osiris Hernández, Ernesto Cordero, senador; José Antonio González Anaya, ex director de Pemex; Carlos Treviño Medina, ex director de Pemex; Rafael Caraveo, entre otros que resulten.

Es lamentable que no haya una acción solidaria, honesta de los partidos con la autoridad para que se investigue afondo los sobornos y se castigue a los responsables, en lugar de justificarlos y defenderlos.

En la mayoría de las declaraciones los legisladores, senadores que dicen que no les toco en el reparto, entran a defender a los señalados, cuando deberían pedir que se investigue afondo.

Las dirigencias de los partidos, Marko Cortés, del PAN y Alejandro Moreno, del PRI, no han exigido que se investigue y castigue a los corruptos, lo que están haciendo es para que la salpicada no les llegue a sus partidos.

Y cómo pretenden recuperar la confianza de los electores mexicanos, cuando su proceder y actitudes son de complicidades con los señalados de corruptos.

 

 

BRECHANDO

 

 

… ¿A quién le importa que los panistas se vayan de la CONAGO? ¿Para qué sirve dicha Conferencia de Gobernadores? Que desaparezca dicha organización.

… ¿Hasta dónde irán las autoridades norteamericanas en el caso de Genaro García Luna? ¿Estarán pensando en la rentabilidad del narco en México?

…Hasta el momento todo hace pensar que el PT, tendrá la presidencia de San Lázaro, con los cuatro diputados que sumaron y rebasaron al PRI, al parecer el diputado Gerardo Fernández Noroña será la figura.

…Los enemigos que tiene el gobierno de Andrés Manuel López Obrador son nacionales e internacionales, ahora exhibió a financiadores de campañas por la construcción del Tren Maya.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar