LA MALA FAMA

Los comentarios y las declaraciones del ex presidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa, hacen pensar que se encuentra atrás del movimiento de los miembros de la Policía Federal, que reclaman respeto a sus derechos laborales.

El otro personaje de la política que sacó la cara para defender la Policía Federal es el senador priista Miguel Ángel Osorio Chong, que fue secretario de Gobernación y que tuvo que ver con el trabajo y la eficiencia de la corporación federal.

Y las declaraciones del panista Calderón y el priista Osorio, son cuestionados por el titular de la Secretaría de Seguridad, Alfonso Durazo, que menciona que durante el gobierno fe Calderón y el tiempo que dependieron de Osorio, nada hicieron por el fortalecimiento de esta corporación que quedó rebasada por la delincuencia organizada, y en algunos casos, se habló de la existencia de complicidades. El deficiente trabajo de la Policía Federal para contener la violencia y la inseguridad, obligó a Calderón a sacar al ejército a las calles.

Es claro que, dentro de las filas de esta corporación policiaca federal, debe haber muy buenos elementos investigadores, pero también hay gente implicados en secuestros.

En el fondo, se advierte que sigue habiendo un gran interés de que fracase la recién creada Guardia Nacional, que está sumando a estos elementos federales, que se resisten a enlistarse porque seguramente no quieren perder sus “privilegios”.

La realidad es que los policías federales pueden seguir permaneciendo en la calle para exigir sus luchas laborales, pero el combate a la delincuencia, el secuestro y los homicidios son temas que no pueden esperar.

La renovación de las corporaciones policiacas se debe dar en todo el país, no sólo en la Policía Federal, debido a que los ciudadanos les perdieron la confianza a las organizaciones policiacas.

Las policías estatales requieren una profunda revisión, con el objetivo de acabar con las complicidades y que los ciudadanos recobren la confianza para denunciar y no ser sujetos de represalias.

 

 

EL FUTURO INCIERTO

 

 

El futuro para los partidos políticos pequeños en México es incierto, las señales electorales nos están indicando que hay una tendencia hacía la pérdida del registro, porque en algunas entidades hasta al PRI se le ha dificultado reunir el 3 por ciento que marca la ley para conservar el registro.

De haber reformas como las que está proponiendo el Partido Sinaloense, según la iniciativa presentada por Héctor Melesio Cuén, muchos perderían el registro porque tendrían que sacar el 5 por ciento de la votación del padrón electoral.

La gran prueba de fuego electoral para la mayoría de los partidos será en el 2021, porque de tener El Partido Morena, una gran votación, los partidos como el PRI y el PAN, perderían el control en algunas gubernaturas que gobiernan actualmente, pero los partidos políticos pequeños prácticamente desaparecerían.

El partido que se encuentra en la línea de la desaparición es el PRD, que no tiene fuerza, que está acabado y que ha sobre vivido por las alianzas. En la práctica política el gran daño que sufrió este partido se lo provocaron Jesús Zambrano y Jesús Ortega Martínez “Los Chuchos”.

El otro partido con 25 años de vida es el PT, es un partido que no se salva de la división. El otro partido que se encuentra en la ruta del peligro es Movimiento Ciudadano, en donde Dante Delgado Rannauro busca consolidarse con alguna otra gubernatura, que sume a la de Jalisco.

En el 2018 participaron 9 partidos políticos, pero el resultado elector dejó sólo a 7 y hay el riesgo de que en el 2021 desaparezcan cuando menos 2 partidos más, que no alcancen a sacar el porcentaje que les garantiza el registro.

En las elecciones pasadas en los seis estados en donde se renovaron cargos, Morena mostró su gran debilidad, su caída en los votos y lo ubica como un partido que puede tener una caída mayor en el 2021.

Otros partidos como el Verde Ecologista, o aquellos que el Instituto Nacional Electoral, autorice su nuevo registro, tendrán que probarse en las elecciones del 2021, sólo para conservar su registró.

Es panismo salió muy animado de la pasada elección, aun perdiendo las gubernaturas de Puebla y Baja California, porque la votación que tuvo fue la mejor, pero esto puede ser muy circunstancial.

 

 

BRECHANDO

 

 

…Los dos proyectos de partidos que pueden obtener el registro ante el INE son los de Felipe Calderón Hinojosa y Elba Esther Gordillo, que tienen gente con experiencia y que pueden trabajar el electorado a través de las redes sociales.

…La debilidad de Morena es que tiene una fuerte división en la mayoría de las organizaciones en los estados, que a la hora de los procesos electorales puede perder votos como ocurrió en la pasada elección en los seis estados del país.

…El gro gran reto para el 2021, es que Morena quiere alcanzar a gobernar, cuando menos, en 16 estados, cosa que no será fácil. De obtener Morena una gran votación los que pueden perder son el PRI y el PAN, gubernaturas importantes.

…El otro factor relevante es el financiamiento que recibirán los partidos, que de haber recorte al 50 por ciento y dejar de recibir dinero en los estados, los citados partidos se volverán más pequeños.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar