LA PAUSA

De la noche a la mañana, el mundo tuvo que detener la gran velocidad a la que viajaba, hacer un alto total en todas sus actividades y en la cotidianidad de la vida diaria sometida a la velocidad de las nuevas tecnologías, de la rapidez de las redes sociales y la que ofrece la nueva tecnología de los celulares 5G.

La velocidad vertiginosa que ofrecerán las nuevas tecnologías para hacer negocios, para comunicarnos para compartir información, será a tal grado, que nos costará trabajo percibir entre lo real y lo virtual.

Es posible que esa velocidad que nos espera con las nuevas tecnologías, traiga algunos puntos positivos, sobre todo, satisfacer a los jóvenes que nacieron y viven el frenesí de las velocidades en las tecnologías, ellos desean que cada vez haya más rapidez, también están dispuestos a pagarla.

Es obvio que las relaciones humanas están resentidas en estos momentos porque los jóvenes hablan menos, sus formas de comunicación son los celulares y estas formas de comunicación puede llegar al extremo, porque la velocidad nos puede llevar a tener problemas en la estructura social.

El aspecto negativo es que puede incrementar la incomunicación entre los jóvenes y con sus mismos padres, puede haber verdaderos rompimientos del proceso de comunicación en las familias. Es evidente que las relaciones serán severamente alteradas.

El otro aspecto indudable es que tendremos un mundo con una conexión al 100, pero estas formas de comunicación se llevarán a un extremo de rapidez, pero también puede haber otros riesgos, que esto se convierta en un absoluto control de las personas, como de alguna manera se está dando con esto de la pandemia, que los gobiernos de México y Estados, entre otros, saben si estamos en la calle o en casa a través de los celulares.

Es evidente que el gran riesgo que el gran poder lo tendrá quién sea el propietario de esas tecnologías.

Estas nuevas tecnologías nos están ofreciendo que la comunicación no tenga margen de error, que la comunicación podrá ser con una precisión asombrosa.

El avance de la tecnología que tenemos en puerta, cambiará rotundamente el concepto de la sociedad, no habrá distancias y obviamente habrá profundos cambios en el desempeño individual. Este mundo que en estos momentos esta pausado, es el comienzo de esos profundos cambios en el mundo.

 

 

SOCIEDAD DESPUÉS DEL CORONAVIRUS

 

 

La velocidad en la que vivirá la sociedad del mundo después de que salgamos del coronavirus, es inimaginable, porque esta pausa que estamos en el mundo entero, habrá el reinicio de todo un quehacer de vida, de un papel que jugarán las nuevas tecnologías, el control que desean tener de los humanos, como en estos momentos se advierte.

Este cambio en la sociedad nos lleva a tener un mayor conocimiento de cómo somos, lo que recomendó Aristóteles, “conócete a ti mismo”. Esto será fundamental para evitar ser sujeto de una gran manipulación y el control que ejercen sobre nosotros. El ejemplo mundial es claro.

Es posible que entre en vigor estudios importantes como los que plantea Daniel Kaqhneman, Premio Nobel de Economía, como un tema “pensar rápido, pensar despacio”.

El trabajo de Daniel es un estudio pionero en psicología sobre el modelo racional de la toma de decisiones, razón por la cual, sus ideas son impactantes en el mundo económico, de la medicina y la política.

El aspecto que destaca Daniel, es que tenemos dos sistemas que modelan cómo pensamos. El sistema 1 es rápido, intuitivo y emocional. El sistema 2 es más lento, deliberativo y lógico. El escritor expone los errores y los sesgos del pensamiento rápido, como también revela la duradera influencia de las impresiones intuitivas sobre nuestro pensamiento y nuestra conducta, en realidad estamos obligados a conocer los dos sistemas para entender el comportamiento de nuestro cerebro.

Es muy importante porque nos permite conocer cuándo podemos confiar en nuestras intuiciones y cuándo no, como también cuándo podemos aprovechar los beneficios del pensamiento rápido. El estudio de ambos sistemas cerebrales será necesario estudiarlos por los integrantes de la sociedad del futuro.

Es posible que tengamos que aplicar aquella frase de Napoleón: Despacio que llevó prisa”.

 

 

BRECHANDO

 

 

…La UAS, está aplicando las nuevas tecnologías para evitar que alrededor de 60 mil estudiantes pierdan clases por la gran contaminación que hay de coronavirus, este aprovechamiento académico se hace a través de las diversas redes sociales y plataformas.

…Los agricultores del Valle de Culiacán con sus tractores se sumaron para ayudar a limpiar del coronavirus las calles de la ciudad, que es la más contaminada después de la Ciudad de México.

…El gobernador Quirino Ordaz Coppel y los 18 alcaldes, deben analizar cuál es el motivo de la gran contaminación de coronavirus y proceder para tener el contagio.

…El barril de petróleo al precio más bajo de toda la historia de esta industria y obviamente que esto golpea al dólar, que su respaldo es el petróleo. De ahí que aquellos que plantea que el nuevo orden económico se fundamentará en el oro y la plata, pueden estar creando esta gran justificación.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar