“Los Candidatos y Partidos a las Campañas; Gobernantes a Gobernar”

“La ciudadanía debe fiscalizar para que los recursos sean lícitos, no del gobierno o de la delincuencia”

El pasado 31 de enero concluyó el tiempo de hacer campaña para los registrados como precandidatos a la gubernatura de Sinaloa, que es el cargo en disputa que más interesa a los sinaloenses, si bien se definen los nombres de quienes contenderán por alcaldías y diputaciones locales. Para los “mortales” lo que más pesa son las 15 gubernaturas y las alcaldías y eso se manifiesta cada vez que se les pregunta a personas el nombre del diputado federal o local de su distrito y, sí, no lo sabe.

En Sinaloa, los partidos líderes son el PRI (que tiene la gubernatura) y un candidato local, Mario Zamora, impuesto por los Poderes de la Ciudad de México (léase los senadores de la alianza PRI-PAN-PRD) que hicieron “manita de cochi” al señor “alito”, toda vez que les molestó la buena relación del gobernador Quirino Ordaz con el Presidente y pensaron en debilitarlo ( es el gobernador mejor evaluado del país y por tanto del PRI) rumbo al 2024; Morena que tiene al presidente de la república y a un candidato que se ha distinguido por trabajar con el PRI, incluyendo el equipo de Enrique Peña Nieto, Rubén Rocha, impuesto por algún tipo de negociación que decepcionó a los seguidores de Morena y sus fundadores en Sinaloa como es el caso del señor Benítez (alcalde de Mazatlán, entre otros muchos) y, finalmente, el Partido Sinaloense, que tiene un sentido de pertenencia en Sinaloa pues fue fundado por puros sinaloenses y para los sinaloenses sin que en él quepan intereses personales de dirigentes nacionales que se reparten el “botín”, con una militancia reconocida por el INE de aproximadamente 146000 militantes (los otros 10 partidos nacionales, juntos, todos, no tienen la mitad de lo que tiene el PAS), llevando a Héctor Melesio Cuén (su fundador) de candidato.

En términos de precampaña, con mucha diferencia, el PAS como partido y Cuén como candidato, demostraron sobradamente mucha más fuerza, organización y poder de convocatoria respecto de los otros dos y, además, con los cuidados propios de la pandemia, así que Zamora y la alianza, y Rocha y aliados deben ponerse muy bien las pilas para demostrar de qué están hechos los acuerdos que los llevaron a las candidaturas.

Los otros partidos, que por cierto no cuentan salvo para hacer ruido, cobrar venganzas, o simplemente participar por participar, sólo tendrán una muy menor cuota o participación y sus candidatos a gobernador, todos respetables como personas, realmente… Allá ellos del por qué decidieron participar o por órdenes de quién ya que candidaturas como esas son nacidas para perder, pero ganan en lo personal al cumplir el mandato de alguien ¿Quién es ese alguien? Sólo ellos lo saben, pero de que existe, existe.

Así, por lo pronto, veo a un Morena sin estructura, sin orden, sin método, que puede incrementar sus fracturas en tanto los candidatos a alcaldes y diputados locales, y a un candidato en la zona de alto riesgo del Covid pues ya fue infectado (deseamos se restablezca pronto) y que cuidado con recibir apoyos del gobierno federal (dinero y programas); a un PRI sin dinero para el candidato sinaloense, con un PRI centralista que no da votos en las personas de Josefina Vázquez Mota, Zambrano, Osorio, de quien Aguilar Íñiguez (+) se rio cuando Osorio era Secretario de Gobernación o “alito”, y que despreciaron a su capital político más importante en el país y que la mayoría de los sinaloenses reconocen como un buen gobernante, querido y empático. De lo anterior se destaca que deben ponerse muy alertas PRI y Morena ya que en la otra esquina está un Partido Sinaloense que trabaja todos los días, que conecta con la sociedad, que trae estrategia en esta modalidad de pandemia y cuida la salud de todos.

También es posible observar a un gobernador Quirino que siendo militante, con toda legitimidad, aspiró a que los intereses de los chilangos no atropellaran su trabajo político, sus resultados de gobierno y, por tanto, su rentabilidad electoral, pero pudieron más los chilangos y sus amarres para el 2024. De otro lado tendremos a un Andrés Manuel preocupado por sus enfermedades, por la Cámara de Diputados, por el descubrimiento de la sociedad de que nos mintieron con lo de las vacunas y a pesar de quedar desvestida la mentira ahora buscan culpar a gobiernos locales y, ahí, los sinaloense sabemos del esfuerzo local de gobierno y sociedad y no cargaremos al gobernador los muertos de López Gatell y compañía por la sencilla razón de que somos diferentes y por tanto solidarios y no criminales.

Otra preocupación que traerá de cabeza a Andrés Manuel, nuestro presidente, y a sus colaboradores, independientemente del rechazo mundial por sus acciones absurdas contra la pandemia y contra la salud de los mexicanos, serán las acciones de la administración Biden y una mayoría “demócrata” en el Congreso de aquél país, más la agencia antidrogas y la de inteligencia por un lado, y, por otro, los muertos por la pandemia, los muertos por falta de medicamentos para el cáncer, la defensa de delincuentes narcotraficantes, los muertos por la delincuencia organizada que sí, con mucho, más organizada y más protegida que nunca por las estructuras burocráticas.

Así pues, si los candidatos y partidos creen que el gobierno de Quirino Ordaz les dará dinero como lo pudieran haber hecho en otros tiempos, están equivocados, él no trae esas mañas en sus alforjas (esto es para todos los partidos, no se hagan). Si creen que Quirino Ordaz se meterá en las elecciones, andan más perdidos que un jocoque, él ha dado muestras de sobra que los partidos a lo suyo y él a gobernar. Si creen que bajará el ritmo a sus acciones de gobierno y descuidará su cierre, más equivocados que los que buscan al conejo de la luna.

Sin embargo, priistas a explotar el buen gobierno de Quirino y a ver si lo logran, pues esa es la gran aportación a sus siglas, la más valiosa; morenistas a quitarse la decepción, frustración y enojo de la sociedad por la incompetencia que muestran y nos cuesta miles de vidas y nos enfrenta al mundo y entre nosotros.

Siempre he dicho que tiempos traen tiempos y los tiempos cambian y sólo al tiempo veremos si el PAS aprendió las chamaqueadas que le dieron en la mesa en votaciones pasadas.

A trabajar sin simular cada uno desde su trinchera evitando que a las campañas políticas entre dinero gubernamental o la delincuencia organizada financiando, inhibiendo o promoviendo el voto en la persona de “x” candidato.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar