México ¿Queriendo prolongar el tiempo de contagio y las muertes?

Regiones de Michoacán, Sinaloa o casi todo el estado de Veracruz con comportamientos a lamentar

Independientemente de que a muchos funcionarios de gobiernos estatales se les olvida que el ejemplo “arrastra” y con su actitud demuestran sus bajos sentimientos e instintos presentándose como héroes cuando lo que son es simples portadores de la desgracia ya que las áreas de su competencia nada tienen que hacer en tratándose de combatir la pandemia y andan de irresponsables tomándose fotos entregando despensas como si fueran el cártel del “Chapo” o del CJNG (o igual lo son) incluyendo la familia michoacana o el “El Mencho”, lo cierto es que demuestran muy poco respeto a la vida de las personas y total rebeldía a las instituciones, como también lo hacen aquellos que desde su muy individual derecho andan en las calles sin ninguna prevención olvidándose que el derecho de ellos termina cuando ponen en riesgo la vida de terceros.

Aquí algunos ejemplos como Veracruz que se pinta sólo y ahí cada quién hace lo que le viene en gana y es consecuencia de un muy mal gobierno (Yunes) que los llevó a votar por otro pésimo, el actual, y no hay manera de que su gobernador entienda la suma de uno más uno, o en las tablas de multiplicar, la del uno. Tal vez sería bueno acordonar esa entidad federativa para que no sea la vía de contagio de otras entidades vecinas; otro ejemplo es algunos municipios de Michoacán, esa entidad que Calderón dejó ir a las manos de la delincuencia siendo oriundo de ese hermoso Estado, del cual Peña se desentendió y, si bien, testimonialmente su actual gobernador da declaraciones altisonantes, son sólo eso, declaraciones, porque en el ámbito del accionar no hace nada correctamente y pareciera que sólo le gusta el “espejito, espejito”; finalmente, entramos a Sinaloa, nuestra entidad federativa, en la que vivimos las contradicciones ya que el gobernador insiste en el valioso mensaje “quédate en casa” pero cercanos a él en la amistad, o que le fueron impuestos en las principales áreas de su gabinete (cómo García Luna a Calderón [pero lo aguantó todo el sexenio y entonces es bronca de Calderón]) andan todos los días como la flor más bella del ejido y, eso, la sociedad lo percibe y entonces actúa en consecuencia comportándose en su espacio igual de irresponsables que los amigos o colaboradores del gobernador.

Lo peor del caso es que en Sinaloa ya varios funcionarios se han contagiado y “pande el cúnico” en aquellos que han tenido las precauciones y la suerte de no contagiarse y el comentario de “mala hierba nunca muere” no deja de asomarse en las pláticas por aquellos a los que les ha valido una reverenda y dos con sal las instrucciones de su jefe en el sentido de que si no son áreas sustantivas se queden en casa. Tampoco ha faltado el funcionario que sin hacer tropelías ya se contagió lo cual es muy lamentable, también, y, bueno, a todos les deseo se recuperen de este trance y se alivien pronto.

Sin embargo, el comportamiento, la parte antropológica, creo, en eso de estar siendo y estar haciendo en esta vida, esa cualidad animal de ver que el ejemplo arrastra y vaya que hay muy malos ejemplos de quienes debieran de ser eco del mensaje de su jefe o amigo el gobernador, esa parte de responder a estímulos endógenos y exógenos a que está expuesta la persona como individuo integrante de una sociedad nos lleva a que tengamos comportamientos de “cholos” irreverentes, pandilleros, que no de rebeldes con causa. Son como niños consentidos y mal educados jugando al borracho empedernido, al puntero, al puchador, al buchón en sentido negativo, vaya, ni parece que sean como los que fueron a la alta escuela y ahora son de cuello blanco con comportamientos ejemplares ante la sociedad, para ellos el orden y el respeto están muy ajenos a su personalidad y sólo obedecen al “patrón; saben que el jefe administrativo los tiene que aguantar y pues les vale madre el jefe. Así trascurre en burócratas o dirigentes partidistas que, en lugar de usar las herramientas modernas, andan físicamente mostrándose como salvadores de la gente cuando que lo que están haciendo es poner en riesgo los esfuerzos del sector salud, el gobernador y Sedesol/DIF.

Así que, salvo que ocurran milagros de esos que se dan en todo tipo de religión, les tengo una buena y una mala.

Primero la mala: el tema “está” de la fregada y no se tienen las herramientas que nos ayuden a ser más certeros en la identificación del número real de contagiados sintomáticos o asintomáticos y dar verdadero seguimiento pues tendría que accederse a esquemas de inteligencia artificial y no se si el gobierno piense en que esto es imprescindible para el momento, el inmediato, corto y largo plazos, al margen de que la “sanitización” que están haciendo es una leve aspirinita al problema, pero una muy leve aspirinita, ya que no están usando el producto adecuado ni tomando las medidas de extrema seguridad para quienes ingresan a áreas de atención y salen de las mismas (COVID-19), aunado al hecho de que en distintas partes de las dos ciudades más pobladas se tienen lunares muy grandes de indebido comportamiento de las personas por cuanto a tener la más mínima acción de cuidarse.

Así, tienen al gobernador que, en algunos casos es su jefe y en otros su amigo, como decía mi abuelita Poly: “con el Jesús en la boca”. Que poca abuela tienen esos “personajes”, además de irresponsables, ingratos y desleales.

Japón que es una sociedad con Ley que se aplica, comportamiento ejemplar, ya informó que las medidas extremas se mantienen hasta julio, cuando que aquí, retiran a estudiantes de medicina o pasantes de internado en fase 2 para regresarlos en fase 3 y, bueno, eso los tiene muy molestos al ver que no hay los mínimos de seguridad para su desempeño.

Pero al parecer en tierra de delincuentes impunes la vida no vale nada, han vivido y viven con la muerte y saben que les llegará cuando ella quiera así que les vale madre.

Por lo anterior, pareciera ser que la “buena” es que se pondrá peor. Ya tomó la calle la delincuencia en varias regiones del país y se burlan del presidente de la República y, espero que, en Sinaloa, no le pierdan el respeto a la autoridad, al menos en este tema de la pandemia porque en otros no tienen piedad en hacerlo (17-10-2019).

Esos que tienen sentimientos similares a los impunes delincuentes, si viven después de esta pandemia, se lamentarán al estilo de la serie “El Señor de los Cielos”, aun cuando les dé por vengarse del que infectó a su ser querido; serán sólo unos minutos en los que se sentirán angustiados y apenados, cuando se les presente el dolor de la perdida de vida de un cercano, sólo esos segundos se lamentarán, en tanto, los miles de inocentes llorarán a los perdidos durante el resto de sus días y, más aún, si no aprenden a vivir con la ausencia del papá o la mamá, del hijo o del entrañable amigo.

Ya viene el día de las madres (10 de mayo), ruego y suplico que dejen de andar de potenciales armas letales en las calles y se queden en casa. Espero que no sea el último 10 de mayo que celebren en vida a su mamacita, o lo que sería peor, que le dejaran a ella el sufrimiento de su muerte. Será muy lamentable, será algo a lamentar por mucho tiempo.

La mejor arma contra el COVID-19 y está en nuestras manos es el aislamiento voluntario, responsable. No hacerlo te convierte potencialmente en un arma letal.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar