Se Enciende la Estufa, Se Calienta la Sartén, Ingredientes a Esperar

El platillo es estofado de regidores, alcaldes, diputados locales y federales, gobernadores

Una de las mentiras que sin vergüenza alguna se dijo para el capricho de concentrar más poder en la persona (en nuestro caso México el presidente de la República) fue que para abaratar las campañas electorales habría que alinear todas las elecciones a la de presidente de la República y, si alguna quedaba rezagada que fuese en la elección intermedia, pero del proceso federal electoral. Vil mentira que no entiendo salvo por lo agachones de los dirigentes empresariales al través de sus organismos, de las asociaciones de ciudadanos “independientes”, la falta de carácter de los gobernadores y el gran interés de los dueños de medios de comunicación que ven dinerito constante y sonante y así toda la cadena de valor de las campañas, legal e ilegal. Habrá alguna excepción que es eso, excepción.

Lo anterior, sugiero lo hicieron pensando en el negocio y en la concentración de poder del presidente en turno. Ya vamos a velocidad más rápida rumbo a una República Centralista en lugar de federada teniendo como Almirante y demás rangos de la tripulación del barco a un priista converso que aquilató las más viejas y actuales costumbres de un PRI que no se fue y una izquierda que nunca existió salvo en discursos y líneas ágatas falsas en su contenido, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero para aquellos que me leen y no cursaron “lectura y comprensión” y que puedan pensar que esto es una afrenta a Andrés les aclaro lo siguiente: Andrés Manuel brincó del PRI a otros partidos sea formando parte de sus creadores o incorporándose a alguno ya existente (por lo menos 3); los que presiden las Cámaras de diputados o senadores (ídem Andrés Manuel) y muchos gobernadores haciendo lo propio hoy gobiernan, así que no se calienten los fanáticos. En mi caso milité en un primer partido, después apoyé la creación de otro y milité en él, tengo años sin militancia y actualmente me encuentro apoyando la creación de otro partido sin que termine de definir si militaré en él pues me siento muy comprometido con mi pensamiento, mis ideales y mi libertad.

Y claro que hay diferencia entre brincar de un partido a otro contra crear partido nuevo: en el primero de los casos me hubiere sido muy cómodo hacerlo y asegurar posición, pero ante lo enfermo del sistema de partidos producto de los intereses de quienes tenían mayoría de legisladores y hacían la ley y la trampa preferí incursionar en crear partido y, en el camino, no se pudo cambiar la ley totalmente inclinada a los dos “ganadores” aunque ha existido avance y eso me llevó a dejar de militar en partido político y, convencido del sistema de partidos (lo tienen en todos los países del mundo salvo dos o tres y no creo que lleguen a 6) sigo en la lucha de crear partidos que puedan ser eso, partido político y no rémora del muy viciado sistema que se creó para que gobiernen los mismos independientemente de las siglas. Sin embargo, lo acabamos de ver, se resisten a un sistema de partidos lo más barato posible, los más auditable posible, con paridad en los tiempos oficiales (todos como partidos son iguales) y resistiéndose a quitar de la ley lo absurdo de imponerse la burocracia hasta en lo más recóndito con cargo a nuestros impuestos, sólo por decir lo menos.

Así pues, tendremos, o seremos, si es el caso personal, una oferta de candidaturas de partido con ingredientes injertos de muy diversas siglas y podremos leer en las redes sociales el descargo de frustraciones dirigidas selectivamente contra aquellos que, en su momento, no se han, o hemos, sujetado a caprichos de dirigencias que no de líderes, pero queriendo desconocer que el presidente López es un claro ejemplar de lo que afirmo. Tendremos un bello espectáculo de la costumbre de muchos mexicanos de ser incongruentes, de ser contradictorios y justificar al que ven como caudillo o “Dios” y recriminar al normal.

Espero que ya no sean tan descarados de poner a “candidatos” que están abiertamente relacionados con la delincuencia organizada y/o viviendo de la renta de la misma.

Se necesitan nuevas actitudes, perfiles no relacionados (sean compadres, hermanos, primos muy cercanos o jefes declarados).

Las regidurías seguirán siendo impuestas como fórmula a los candidatos a alcaldes (allá ellos y la simulación); las diputaciones locales en su mayoría serán negociadas por los del poder sea que ocupen silla de burócrata o sean empresarios u otra cosa, pero acostumbrados a poner sus fichas ante la inclinación de los relacionados con éstos últimos y procesadas al través de los partidos bajo muy diversos mecanismos de simulación democrática y sin importar la sigla (lo importante es el espacio), como ha sucedido con el valle del San Lorenzo o de Culiacán.

Las posiciones federales y las gubernaturas se cocinan en México y es un cambio de baraja entre los dueños del poder y los actores que, habiendo sido llevados al poder, se encuentran “empoderados” per se o porque siguen representando los intereses de poderosos incluyendo a los delincuentes de muy diverso tipo, desde los de cuello blanco muy almidonado hasta los de asalto a orilla de canal, o aquellos autorizados por la DEA o el FBI de antes (espero).

Nada debe de espantar a un aspirante salvo su propia ignorancia de las reglas no escritas y que existen en cualquier parte del mundo en sistemas democráticos siempre en construcción. Si van a llorar antes, durante o después mejor no aspiren a cargo alguno. ¡Ah! Los de representación proporcional gastarán igual que los de mayoría relativa pues tienen que recorrer la circunscripción (no es cierto que son de a gratis o al menos no ha sido mi caso). Adicionalmente no les darán, nunca se ha hecho, los dineros a que aspiran para hacer una campaña digna. Le tendrán que sacar a los ahorros y si no tienen ingresos por la profesión o empresas, cuidado, y sí, de ser el caso, habrá algunos a quienes nos cueste por querer cambiar y tener Estado de Derecho como en Suecia, Japón, Singapur o Alemania

Bueno, hay más, pero con esta aproximación creo que es suficiente pues ya se empiezan a barajar los nombres, incluyendo el que sea, para empezar a eliminar a partir de quienes serán primeros actores (los accesorios siempre llevan la suerte del principal) y el lapso de marzo a octubre da para que el “estofado” tenga los ingredientes y éstos se justifiquen de noviembre a marzo del 2021 que se formaliza la receta.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar