TODO A SU TIEMPO

BRECHA

06-06-2022

Antonio Quevedo Susunaga

Hay una melodía, que un gran amigo que ya partió al Cosmo, Oscar Lara Salazar, muchas veces escuchamos y sacamos a relucir, es una letra con mucho contenido de Beto Quintanilla, titulada “Le compre la muerte a mi hijo”.

Esta melodía nos dice con mucha sabiduría, “todo a su tiempo”.

Esta frase vale recordarla para reflexionar las declaraciones de dos políticos priistas, que en su momento destacaron, un sinaloense que brilló en los escenarios políticos como es Francisco Labastida Ochoa, uno de los buenos gobernadores de Sinaloa.

Al subirse la rocadero político esta semana, afirmando que Enrique Peña Nieto, le ayudó a ganar al presidente Andrés Manuel López Obrador, creo que no espero mucho por la respuesta contundente del presidente, al señalar que “es mentira lo que dijo Labastida Ochoa, al explicar que no hubo pacto con Peña Nieto para llegar a la presidencia, le agradeció que no metiera la mano en la elección como lo hizo lamentablemente Vicente Fox y Felipe Calderón, y lo consignó en su discurso de toma de protesta, esta explicación la encuentra en la Mañanera.

En cambio, Labastida Ochoa, siendo secretario de Gobernación lo quiso convencer de aceptar el “Fobaproa” y al no lograrlo le dijo que el caminar en esa ruta “era peligroso”, interprete lo que haya querido dar a entender Labastida, siendo secretario de Gobernación.

Y López Obrador, en cambio le recuerda el dinero que recibió en los grandes portafolios, cuyas evidencias ahí está, dinero que recibió de Pemex, en ayuda a su campaña.

Es evidente que después de estos desatinos, más vale recordarle a Francisco Labastida Ochoa, que fue buen gobernante después de Alfonso G, Calderón y Juan Millán, que “todo a su tiempo”.

Y vale esa frase de la canción que canta Beto Quintanilla “todo a su tiempo”. Hay un pasaje de la canción que dice, “yo quería que mi hijo volara, cuando mí pollo no tenía plumas”.

Y esa misma frase para uno de los que fueran el político brillante, genial, con una agilidad mental difícil de darle seguimiento y me refiero a Porfirio Muñoz Ledo, que se equivocó y dicen que esta “chochando” cuando crítica a López Obrador señalando que tiene “pacto con el narco”, que le reviró con altura de mira. Los tiempos del gran político Porfirio Muñoz Ledo han pasado. “Todo a su tiempo”.

Es difícil a veces que los viejos veamos que el tiempo se nos pasó y no podemos hacer cosas que los jóvenes pueden hacer sin esfuerzo ni que se vea mal.

Las declaraciones de Francisco Labastida Ochoa surgen en este momento de calentamiento político, que se encuentran la renovación de las gubernaturas en seis estados del país, en done el PRI está jugando una carta perdida, por una terquedad de su dirigente Alito Moreno, que nunca ha tenido talento político, ambición por el dinero es evidente.

El candidato que gane en esos estados puede ser de Morena o de cualquier otro partido o alianza, el triunfo es lo de menos, pero lo más importante es que el triunfador sea un gobernante ubicado, honesto, con deseo de servir, que no “pierda el piso”, como lo decía Don Alfonso G. Calderón, que se subían a un “ladrillo y se mareaban”.

Es importante destacar que, aunque Porfirio Muñoz Ledo fue un gran político, junto con Cuauhtémoc Cárdenas, en su quehacer no hicieron lo que Andrés Manuel López Obrador está logrando, aunque les moleste a muchos.

Es indiscutible de que soy el defensor de las personas adultas, de los ancianos, que nos enseñan son su sabiduría y su ejemplo, que son los sabios y los que nuestros antecesores tenían en el “consejo de ancianos”, como parte de una sabiduría global que permite orientar el rumbo a seguir.

Esto que expreso en este espacio es mi opinión, y hay quienes puedan coincidir u opinar diferente, esto nos enriquece a todos.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar